Comentario del CICR/FICR sobre el pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular

Por su interés y con motivo pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada (Pacto sobre migración), que en estos momentos se encuentra en el debate de las Naciones Unidas, adjunto los comentarios del Comité Internacional de Cruz Roja / Federación Internacional de Cruz Roja  (marzo 2017)  que se centran en los elementos clave que deben incorporarse en dicho pacto.

El CICR  junto con  la FICR, que realizan actividades humanitarias con migrantes vulnerables, tienen previsto seguir de cerca las discusiones y hará sus contribuciones al respecto.

TRES MENSAJES CLAVE PARA EL PACTO MUNDIAL PARA UNA MIGRACIÓN SEGURA, ORDENADA Y REGULAR.-

En este documento, se insta a los Estados a contraer tres compromisos concretos en el pacto sobre migración.

1. No bajar el listón – Los Estados deben respetar las obligaciones que tienen en virtud del derecho internacional y asegurarse de que su legislación y sus procedimientos internos contengan salvaguardias adecuadas para proteger la seguridad y la dignidad de los migrantes.

2. Abordar las necesidades de los migrantes en materia de protección y asistencia – Sus necesidades deben ser factores decisivos para guiar las respuestas nacionales e internacionales.

3. Prevenir los desplazamientos forzados en los conflictos armados y en otras situaciones de violencia – Promover un mayor respeto de las normas aplicables y realizar mayores esfuerzos para prevenir y resolver las situaciones que suelen ser la causa profunda de los desplazamientos forzados.

Las recomendaciones que figuran en el documento “comentarios”, destacan las obligaciones específicas y las consideraciones humanitarias que, en opinión del CICR /FICR, debe reflejar el pacto sobre migración. Se trata de recomendaciones sobre el principio de no devolución, el uso de la fuerza, la separación de familiares, los niños no acompañados, las personas desaparecidas, la detención de migrantes y migrantes atrapados en conflictos armados.

 

 

Anuncios

Situación socioeconómica y laboral de España correspondiente al año 2016

El Consejo Económico y Social (CES) ha publicado su ‘Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España‘ para el año 2016, en la que aborda el estado de la protección de la salud y el sistema sanitario, ley de dependencia- servicios sociales, prestaciones sociales, la equidad en salud y en el acceso a los servicios sanitarios, y la calidad y sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), así como su gasto y financiación.

 Se señala :

* Cierta mejoría de la situación social reflejo de la evolución del mercado de trabajo y del incipiente aumento de las rentas de las familias, aunque quedan demasiados hogares al margen de la recuperación.

*  La tasa de empleo creció 1,5 puntos, casi el doble que en la UE-28, pero aún no se ha recuperado todo el empleo perdido. Descenso del paro, pero también retroceso de la población activa.

* El elevado nivel de riesgo de pobreza y exclusión social sigue siendo un problema social de primer orden. La solución no puede provenir exclusivamente del sistema de protección social, requiere un planteamiento integral de todas las políticas públicas.

Se trata de un diagnóstico compartido por sindicatos, asociaciones empresariales y organizaciones de la sociedad civil, que forman el Consejo Económico y Social.

La Memoria mantiene su estructura en tres Capítulos:

* I analiza el panorama económico,

* II se refiere al mercado de trabajo, políticas de empleo y relaciones laborales,

* y el III se ocupa de la protección social y la calidad de vida.

El CES recoge en dicho documento la preocupación por la sostenibilidad del SNS, “acrecentada por la crisis económica”, así como los cambios normativos “emprendidos con ocasión de las exigencias de ajustes presupuestarios”, que, según afirma, “avivaron el debate sobre la gestión pública o privada, la participación de los usuarios en la financiación de algunas prestaciones y la propia universalidad del derecho” a la Sanidad.

Señala que el descenso de los recursos dedicados al SNS en los años de crisis “se ha manifestado en la pérdida de empleos y de equipamientos en el sector sanitario, en el aumento de las listas de espera y en la preocupación de los ciudadanos por un asunto crucial, como es el aseguramiento del cuidado de su salud en los años centrales de la crisis”.

Sin embargo, tras varios años de bajada de los recursos dedicados al sostenimiento del sistema público de salud, “en 2014 aumentó levemente el volumen del gasto, que, no obstante, se encuentra todavía lejos de lo registrado en los años previos a la crisis”. Por otra parte, destacan que la puesta en marcha del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C en el SNS “ha supuesto también un considerable esfuerzo para el sistema”.

Por otra parte, el documento recoge “algunos pasos importantes en orden a la eficiencia en la prestación de los servicios”, entre los que cita el desarrollo de la interoperabilidad del sistema. Asimismo, señala que “el 61 por ciento de la población con tarjeta sanitaria cuenta ya con historia clínica digital” y “la práctica totalidad” de los centros de salud tienen implantada la receta médica electrónica, al igual que las oficinas de Farmacia. En cambio, los hospitales y consultorios locales están “más lejos de la plena cobertura” de este sistema electrónico.

Además, el CES apunta a un incremento en la esperanza de vida, que “ha pasado de 81 a 83,2 años” en ocho años, y que “dibuja un claro escenario de envejecimiento para los próximos años, con implicaciones en el modo de abordar la atención a la salud”. En este sentido, señala que el perfil de morbilidad propio de las poblaciones envejecidas, con predominio de las patologías crónicas, apunta a la “necesidad de reforzar la Atención Primaria, y de coordinar tanto a ese nivel de atención con la especializada, como el conjunto de la atención a la salud con los servicios sociales”.

Finalmente, en lo relativo al Sistema de Atención a la Dependencia, el CES considera que “no ha dado lo esperado, pero ha supuesto un importante avance”. En este sentido, señala que dificultaron su despliegue “el insuficiente desarrollo de la estructura de servicios sociales previo a su implantación y la coincidencia de sus primeros años con la crisis”, y que, aunque en los dos últimos años el número de personas a las que presta atención alcanzó el 9 por ciento, España aún “ocupa uno de los últimos lugares de la Unión Europea -15 en gasto público para cuidados de larga duración”.

 

La Comisión Europea alerta del uso de contratos temporales y del nivel de pobreza en España

 

La Comisión Europea, ha presentado hoy el Informe España 2017 (Adjunto copia), se indica que no se ha logrado afrontar retos como la sostenibilidad de las cuentas públicas habla de “déficits altos aunque decrecientes”, las elevadas tasas de paro, la precariedad del mercado laboral o la abultada deuda pública y privada, que no se reducirá pese al crecimiento y es motivo de vulnerabilidad. España transita una senda de “fuerte recuperación”, con un crecimiento que seguirá siendo “sólido”.

         El informe indica que el riesgo de pobreza en España, a pesar de que empezó a reducirse en 2015, sigue siendo demasiado alto, especialmente en el caso de menores de edad, y sigue creciendo entre aquellas personas que tienen un puesto de trabajo. En este sentido, Bruselas destaca que la cobertura “limitada” de beneficios sociales, exceptuando las pensiones, y la “falta de coordinación” entre empleo y servicios sociales “dejan a muchos desempleados sin apoyo a sus esfuerzos por entrar de nuevo en el mercado laboral”.

En ese “uso generalizado” de los contratos temporales, muchos de ellos son de “muy corta duración”. Entrando en el mercado laboral, la visión no mejora. Bruselas destaca el uso “generalizado” de contratos temporales, que supone un efecto negativo para la productividad del país. Además, el informe apunta que estos contratos “fracasan” con frecuencia al actuar como “trampolín” hacia carreras laborales estables y pueden estar asociados a malas condiciones de trabajo y a un elevado riesgo de pobreza. En cualquier caso, Bruselas reconoce que las últimas reformas laborales parecen haber tenido efectos positivos para reducir la segmentación entre contratos fijos y temporales, pero subraya que siguen incentivando la contratación temporal.

Bruselas pide aumentar el control sobre los gobiernos regionales, utilizando más las “herramientas preventivas y correctivas” para mantener la disciplina fiscal. Uno de los componentes clave en la gestión de las finanzas es la relación con las autonomías. Subraya que “el ajuste fiscal (las últimas subidas de impuestos) no está suficientemente apoyado por los impuestos al consumo”, y apunta de nuevo a la “gran brecha del IVA” y a los impuestos medioambientales. Velar por que no descuadren los objetivos de déficit.

 

Movimiento Natural de la Población. Diciembre 2016

La población española volvió a decrecer durante el primer semestre del año, cuando murieron más personas de las que nacieron dejando números rojos como ya ocurrió en el mismo periodo de 2015. En total, la diferencia entre nacidos y fallecidos (saldo vegetativo) es de -12.998 personas.

Lo explica el Movimiento Natural de la Población del Instituto Nacional de Estadística difundido este martes. Indica que entre enero y junio de este año nacieron en España 195.555 niños y niñas, un 4,6 por ciento menos que un año antes y la cifra más baja en un primer semestre desde al menos, 2011. Se consolida además la tendencia a la baja desatada en 2008.

Mientras, en el mismo periodo fallecieron en España 208.553 personas, un 7,8% menos que en el mismo periodo de 2015 sobre todo por las cifras de enero y febrero que el año pasado y a diferencia de 2016 registraron una alta mortalidad.

Así las cosas, murieron 12.998 personas más de las que nacieron, por lo que el resultado es un saldo negativo de la población. El INE recuerda que los primeros semestres de cada año se caracterizan por tener mayor mortalidad y menor natalidad que los segundos y que los números rojos en el primer trimestre no implican necesariamente que el año cierre con el mismo balance.

El año pasado, el primer semestre registró 21.280 defunciones más que nacimientos, mientras en la segunda mitad nacieron 19.002 más de las que habían fallecido. De este modo, 2015 cerró con un saldo negativo de 2.278 personas, cosa que ocurría por primera vez desde que en los años 40 comenzaron a elaborarse estadísticas anuales, de acuerdo a los datos consolidados del INE.

Atendiendo a la distribución por comunidades autónomas, el número de nacimientos aumentó en Baleares (un 1,5%), Ceuta (0,8%), Asturias (0,6%), Cantabria (0,4%) y La Rioja (0,2%) mientras descendía en el resto. Cataluña (-9,0%), Melilla (-7,4%) y Aragón (-6,0%) presentaron las mayores reducciones.

El número de defunciones disminuyó en todas las comunidades autónomas en el primer semestre de 2016, y solo creció en la ciudad autónoma de Ceuta (3,6%). Los mayores descensos se dieron en La Rioja (-10,9%), Aragón (-10,2%) y Extremadura (-9,9%).

De este modo, el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue positivo en cinco comunidades autónomas (Comunidad de Madrid, Andalucía, Región de Murcia, Illes Balears y Canarias), así como en las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta. En todas ellas, excepto en Canarias, el saldo vegetativo ya fue positivo en el primer semestre de 2015.

El Movimiento Natural de la Población recoge asimismo la estadística de matrimonios y apunta con estos datos provisionales del primer semestre del año que se registraron 68.560 matrimonios, un 2,7% menos que en el mismo periodo de 2015 y la cifra más baja desde al menos 2011. Un 2,9% de ellos correspondieron a parejas del mismo sexo (1.961).

El número de matrimonios creció en cinco comunidades autónomas y en las ciudades autónomas. Ceuta (24,6%) y Melilla (23,4%) y La Rioja (4,4%) registraron los mayores incrementos mientras Galicia (-14,7%), Navarra (-12,7%) y Madrid (-10,0%) vieron las mayores caídas.

Informe del Observatorio Europeo de Médicos del Mundo sobre Vulnerabilidades en Salud 2016

El pasado martes 15 de noviembre, Médicos del Mundo ha hecho público el “Informe de su Observatorio Europeo sobre Vulnerabilidades en Salud del año 2016”, a través del cual expone “las dificultades de acceso a la atención médica en Europa, agravadas tras la acogida de las personas migrantes y refugiadas.

El informe de la red internacional de Médicos del Mundo está basado en datos médicos y sociales recogidos en 2015 en 31 ciudades de 12 países y revela la exclusión de los sistemas públicos de salud de las personas más vulnerables en Europa.

 Las principales cifras recogidas son:

  • El 68% de las personas que llegaron a los dispositivos de Médicos del Mundo no tenía cobertura de salud (incluidas las mujeres embarazadas.)
  • El 54% de los niños y niñas no estaba vacunado contra el sarampión, las paperas y la rubéola y el 32% tampoco contra el tétanos.
  • Más del 40% de las mujeres embarazadas no había tenido acceso a cuidados prenatales. Cerca del 60% no había tenido posibilidad de someterse a test de VIH y hepatitis B y C y no sabía a dónde acudir para someterse a las pruebas de detección.
  • Cerca del 60% de las embarazadas en situación administrativa irregular limitan sus desplazamientos por temor a ser detenidas.
  • Sólo el 3,1 % de pacientes ha citado la salud como una de las razones de su migración. 3 de cada 4 portadores de patologías crónicas han descubierto su enfermedad después de llegar a Europa. Sin embargo, el mito de la migración por conseguir atención sanitaria sigue extendiéndose.
  • “Es necesario garantizar que todas las personas que se ven obligadas a migrar transiten por vías seguras, especialmente las más vulnerables, respetando el derecho a la vida y a la salud en los países de origen, tránsito o destino. Migrar no es un delito”.

Frente a estos datos, Médicos del Mundo insta a todos los Estados miembros y a las instituciones de la UE a:

  • Asegurar el acceso a los sistemas de atención sanitaria nacionales, basados en la solidaridad, la igualdad, y la equidad.
  • Las mujeres deben tener acceso a la atención perinatal, a un parto seguro y a la interrupción voluntaria del embarazo, si así lo desean.
  • Los niños y niñas deben tener acceso a los programas nacionales de vacunación y a la atención pediátrica.
  • Garantizar unas condiciones de acogida adecuadas (refugios, instalaciones sanitarias, atención médica, acceso a la información, etc…) conforme a los estándares de la intervención humanitaria.
  • Garantizar una protección jurídica satisfactoria, especialmente para las mujeres y los menores de edad, que representan ya la mayoría de quienes llegan a Europa huyendo de sus países.

“En este sentido, los Estados miembros y las instituciones de la UE deben dejar de detener a los menores, y crear estructuras adaptadas para niños sin familia” .”2015 quedará para todos nosotros como el año en que la solidaridad internacional con las personas migrantes y refugiadas ha demostrado su fuerza y sus flaquezas. La fuerza la ha aportado la solidaridad de la ciudadanía que en muchos países se ha organizado para ayudarles. La verdadera decepción proviene de la mayoría de los gobiernos europeos, incapaces de ponerse de acuerdo sobre normas comunes que permitan dar respuesta a las necesidades de las personas que huyen de guerras, de conflictos y de situaciones que amenazan su vida”, declaró Dª Françoise Sivignon, presidenta de Médicos del Mundo Francia en el acto de presentación.

El empleo atípico en el mundo: retos y perspectivas

Por su interés, deseo compartir el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), presentado el pasado lunes, en el que entre otras cuestiones se afirma de que se están generalizando en los mercados laborales de todo el mundo las formas atípicas de empleo, es decir, el empleo temporal, el trabajo a tiempo parcial, el trabajo temporal a través de agencia, la subcontratación, el trabajo por cuenta propia dependiente y las relaciones de trabajo ambiguas.

Según el informe “El empleo atípico en el mundo: retos y perspectivas”, elaborado por la OIT, a pesar de que facilitan el acceso al mercado laboral y ofrecen cierta flexibilidad a trabajadores y empresarios, este tipo de empleos, especialmente cuando no son voluntarios, están peor retribuidos; implican menos derechos o incluso exclusión de la cobertura de Seguridad Social, del derecho a la libertad sindical y del derecho a la negociación colectiva; mayor inseguridad laboral, y menores probabilidades de recibir formación.

En este sentido, la organización alerta de que en los países donde el empleo atípico está muy extendido, los trabajadores corren el riesgo de pasar de este tipo de empleo al desempleo. Además, denuncia que los trabajadores temporales pueden estar sujetos a desventajas salariales de hasta el 30% en comparación con los trabajadores permanentes que realizan trabajos similares.

Adjunto remito reseña, con aquellas cuestiones más significativas, así como copia del citado estudio.

Un saludo.

Juan Funes
Centro de Documentación
CRUZ ROJA

RESEÑA Seguir leyendo El empleo atípico en el mundo: retos y perspectivas

¿Qué reformas se precisan para tener un Sistema Nacional de Salud que merezca tal nombre?

Recogemos el artículo publicado por Don José Ramón Repullo como material para el debate en la Convención de la Profesión Médica.

La Ley General de Sanidad de 1986 estableció un esquema de 17 servicios de salud autonómicos integrados en un Sistema Nacional de Salud (SNS).

En 30 años se han producido tres grandes cambios:

El institucional, con la descentralización del Estado de las Autonomías, acompañados por las trasferencias del INSALUD, y un cambio en la asignación económica para la sanidad que dejó de ser finalista y pasó a integrarse en la financiación general  autonómica.

El científico, tecnológico y profesional, con una expansión y complejidad que exige más y mejor organización, integración clínica y socio-sanitaria desde la atención primaria, y desarrollo de marcos más amplios de articulación territorial para los servicios de alta especialización.

Y el demográfico, cultural y social, que implica envejecimiento y cronicidad, pero también mayores expectativas y exigencias. Y ambas líneas incrementan la exigencia de mejor respuesta organizativa y mayor personalización de los servicios.

Además, el proceso de descentralización autonómica se ha acompañado de un creciente desinterés de las autoridades políticas y económicas centrales por gobernar el SNS como un todo: el concepto “la sanidad está transferida” ha abortado proyectos reformistas incluso antes de haberlos concebido. La falta de concreción e implicación de los partidos políticos en las campañas electorales recientes relativo al Sistema Nacional de Salud es expresivo de este distanciamiento fatalista, escasamente paliado con proclamas universalistas y garantistas (y en algún caso incluyendo algún guiño a la recentralización de competencias).

La crisis económica y las políticas de austeridad han cortocircuitado a las autoridades sanitarias centrales, siendo las económicas las que han ido guiando y tutelando las medidas de recortes del gasto (que no de ahorro). Y lo han hecho con la incapacidad lógica para identificar dónde y cómo hacer economías para gestionar eficiente y sobriamente la sanidad en tiempos de crisis, y para prevenir y actuar precozmente en el caso de efectos adversos de esta política. 

En estas condiciones, y a la salida de lo peor de la crisis, aparecen dos ideas contradictorias pero igualmente vigentes: Seguir leyendo ¿Qué reformas se precisan para tener un Sistema Nacional de Salud que merezca tal nombre?